Toda una vida con los desheredados

María Cappa

A pesar de que muchos han tratado de desvirtuar su intención política tras su muerte, Delibes siempre fue la voz de los silenciados. “Sin ese amor por los perdedores, por los desheredados, sin esta compasión por la gente…deficiente en algo, no hubiera existido la literatura delibiana.”

Tan comprometido con la justicia social y los oprimidos estaba; tan claro tenía identificado al opresor, que en una de sus últimas entrevistas para televisión llegó a decir: “… tenemos un dirigente imperial para el mundo entero, que se llama Bush, que cree saber elegir lo mejor para nuestro mundo (…) firman en Kyoto unas direcciones para que discurra la economía y discurra todo, y entre estos firmantes Bush les obliga a entregar tantos dólares por lo que ensucian la naturaleza. Él ensucia, por cierto, mucho más que 100 países atrasados, pero llega el momento y no quiere parar (…) y no hay nadie que le pueda meter mano a este señor. Solo tiene que someterse a Dios y a la Historia, como dicen los tiranos desde siempre.”

Además de haber sabido posicionarse toda su vida en el lado contrario al del poder, casi lo podríamos llamar visionario. A los 84 años, cuando aún le quedaban 5 de vida, escribió junto a uno de sus hijos un libro sobre el cambio climático: “Es sobre la degradación de la tierra y sobre la posibilidad de que perdamos la tierra; de que dejemos que la tierra se suicide con la contaminación, con la falta de agua… y con el cambio de clima. Se llamará La venganza de la tierra o La tierra en peligro o algo así”. Visionario, digo, porque por esta época Aznar aún no trabajaba para ninguna compañía de energía renovable y andaba negando las consecuencias del ya entonces evidente Cambio Climático.

Sobre Cinco horas con Mario también habló en multitud de ocasiones. La última vez en una entrevista para Informe Semanal que coincidió con el 25º aniversario de Lola Herrera en el papel de Carmen Sotillo. “Sigue viva, y lo curioso es que van los chicos de 20 años ahora, que ni conocieron la Guerra Civil ni nada de lo que se habla en la obra (…) Aunque la cosa los primeros días no era perfecta – dijo refiriéndose a la interpretación de la veterana actriz- la cosa se ha ido consolidando y ya lleva 25 años.”

La valentía que definió su forma de vivir también la mostró cuando tuvo que enfrentarse a la muerte: “Esta vida se puede soportar durante un tiempo. Vale la pena estar un rato y ver cómo es la vida, pero aplaudirla y decir que esto es para siempre yo, por lo menos, no lo agradecería (…) A mí me desagrada el dolor, ahora simplemente dormir y no despertarme no me asusta”. Lo más valioso que se llevó Miguel Delibes no fue su capacidad literaria. Fue su esencia. La esencia de un hombre llano, inteligente, noble y leal. Un ejemplo de fidelidad inmutable con lo suyo, su tierra, y con los suyos, sus desheredados.

Published in: on 23/03/2011 at 9:48 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamasbelladelasmentiras.wordpress.com/2011/03/23/toda-una-vida-con-los-desheredados/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: