Función de Noche, de la realidad a la ficción.

AndreaCaña

“Encerrados entre cuatros paredes, aislados en un camerino, discuten Lola Herrera y el que por siete años fue su marido”. Dolores al fin ha impuesto la nulidad matrimonial tras catorce años se separación. El también actor Daniel Dicenta pide explicaciones a la vallesoletana. Así comienza “Función de Noche”, filme en el que la ficción teatral se convierte en realidad.

Se trata de “el único documental de la transición española que interpela al franquismo desde un punto de vista de género”. Focaliza su atención en la inferioridad y la sumisión en la que durante muchos años ha estado sumida la mujer. Es aquí precisamente donde entra en juego Carmen Sotillo, un personaje de ficción que representa a la perfección los valores que durante la época franquista el patriarcado le había impuesto  al género femenino.

La película de Josefina Molina muestra la crisis de personalidad que habría sufrido Dolores Herrera al comprobar el paralelismo existente entre su vida y la de Carmen Sotillo, protagonista de la obra de Delibes “Cinco horas con Mario” y a la que ella cada día daba vida en el escenario. La interpretación llevó a la actriz a cuestionarse muchos aspectos de su vida privada.

Recordaba Lola cómo, al principio, “odiaba a Carmen”: «Me parecía una mujer vulgar que nada tenía que ver conmigo. Sin embargo, poco a poco, en frases determinadas de mi monólogo, empecé a ver pasajes de mi vida. El paralelismo entre aspectos de la vida de Carmen y de la mía empezó a ser tan grande que entré en una crisis de identidad. Había descubierto todo lo que de mí había en Carmen y me encontré a través de ella».

Josefina Molina vio aquí la oportunidad que durante más de un año había estado buscando. Tenía su película. Productor y directora propusieron a Lola recrear en directo una conversación entre la actriz y su ex marido. Ambos aceptaron. Según confirmaba la actriz: «Era importante para mí sacar toda la mierda que llevaba dentro. Aquello no fue para mí un rodaje, ya que conseguí olvidarme de que había cámaras y micros, y fui yo la que hablé ante Daniel, hombre”.

Durante algún tiempo la película fue todo un éxito, hoy ha caído en el olvido. ¿Tienes un ratito? pues acércate al videoclub y alquila este magnífico filme. Prometemos, no os dejará indiferentes.

Lola Herrera, la eterna viuda.

AndreaCaña

“El teatro es una pasión que ha crecido en mí con el tiempo”. La actriz Lola Herrera adora su profesión y dice disfrutar en cada una de sus representaciones. Gala de ello hace en la que hasta el momento ha sido su obra maestra “Cinco horas con Mario”, adaptación teatral de la novela de Miguel Delibes. En la nueva entrega del soliloquio la actriz vallesoletana ha sido reemplazada por la madrileña Natalia Millán. Pero… ¿Por qué Dolores Herrera ha dejado de ser su intérprete?

Nuestra protagonista ha dado voz durante más de veinte años a Carmen Sotillo, la viuda de Mario. La puesta en escenade la actriz destaca por una marcada personalidad, una sobriedad especial en el escenario y una capacidad dramática fuera de lo común. Su actuación en “Cinco horas con Mario” tuvo una sorprendente acogida. Pero después de más de tres mil representaciones era evidente que Lola tenía que dejarlo.

Mario muere a los 49 años y Carmen, su mujer, es todavía más joven. El papel que Dolores Herrera interpretaba dejó hace ya tiempo de ceñirse a la novela de Delibes. Aunque la vallesoletana se mantenga estupenda poco tiene que ver ya con una treintañera. No tiene sentido ver ahora a una Carmen que ronda los 70.

Lola Herrera se despidió de la obra que marcó su trayectoria profesional no sin antes darle un consejo a su sustituta: ten mucha confianza en el texto porque en él está todo. Desde la más bella de las mentiras rendimos un caluroso homenaje a la a la que durante veinticinco años fue la viuda por excelencia.

Toda una vida con los desheredados

María Cappa

A pesar de que muchos han tratado de desvirtuar su intención política tras su muerte, Delibes siempre fue la voz de los silenciados. “Sin ese amor por los perdedores, por los desheredados, sin esta compasión por la gente…deficiente en algo, no hubiera existido la literatura delibiana.”

Tan comprometido con la justicia social y los oprimidos estaba; tan claro tenía identificado al opresor, que en una de sus últimas entrevistas para televisión llegó a decir: “… tenemos un dirigente imperial para el mundo entero, que se llama Bush, que cree saber elegir lo mejor para nuestro mundo (…) firman en Kyoto unas direcciones para que discurra la economía y discurra todo, y entre estos firmantes Bush les obliga a entregar tantos dólares por lo que ensucian la naturaleza. Él ensucia, por cierto, mucho más que 100 países atrasados, pero llega el momento y no quiere parar (…) y no hay nadie que le pueda meter mano a este señor. Solo tiene que someterse a Dios y a la Historia, como dicen los tiranos desde siempre.”

Además de haber sabido posicionarse toda su vida en el lado contrario al del poder, casi lo podríamos llamar visionario. A los 84 años, cuando aún le quedaban 5 de vida, escribió junto a uno de sus hijos un libro sobre el cambio climático: “Es sobre la degradación de la tierra y sobre la posibilidad de que perdamos la tierra; de que dejemos que la tierra se suicide con la contaminación, con la falta de agua… y con el cambio de clima. Se llamará La venganza de la tierra o La tierra en peligro o algo así”. Visionario, digo, porque por esta época Aznar aún no trabajaba para ninguna compañía de energía renovable y andaba negando las consecuencias del ya entonces evidente Cambio Climático.

Sobre Cinco horas con Mario también habló en multitud de ocasiones. La última vez en una entrevista para Informe Semanal que coincidió con el 25º aniversario de Lola Herrera en el papel de Carmen Sotillo. “Sigue viva, y lo curioso es que van los chicos de 20 años ahora, que ni conocieron la Guerra Civil ni nada de lo que se habla en la obra (…) Aunque la cosa los primeros días no era perfecta – dijo refiriéndose a la interpretación de la veterana actriz- la cosa se ha ido consolidando y ya lleva 25 años.”

La valentía que definió su forma de vivir también la mostró cuando tuvo que enfrentarse a la muerte: “Esta vida se puede soportar durante un tiempo. Vale la pena estar un rato y ver cómo es la vida, pero aplaudirla y decir que esto es para siempre yo, por lo menos, no lo agradecería (…) A mí me desagrada el dolor, ahora simplemente dormir y no despertarme no me asusta”. Lo más valioso que se llevó Miguel Delibes no fue su capacidad literaria. Fue su esencia. La esencia de un hombre llano, inteligente, noble y leal. Un ejemplo de fidelidad inmutable con lo suyo, su tierra, y con los suyos, sus desheredados.

Published in: on 23/03/2011 at 9:48 pm  Dejar un comentario  

Una bestia sobre el escenario

María Cappa

A los amantes de la competición lamento anunciaros que no encontraréis en estas  líneas una sola comparación entre la interpretación de Lola Herrera y Natalia Millán. Afortunadamente la nueva intérprete de Carmen Sotillo ha afrontado su trabajo como el reto ante un personaje tradicional en la historia de nuestro teatro, y no como una imitación de de la actriz que lo ha representado siempre. Porque no es una imitadora de Lola Herrera, sino el nuevo cuerpo de un alma ya conocida, el artículo de hoy solo se referirá a Natalia Millán.

Las excelentes críticas que lleva cosechadas esta actriz madrileña por su actuación en Cinco horas con Mario están más que merecidas. La hora y media que Millán se enfrenta sola al público, los 90 minutos que Carmen Sotillo permanece a solas con su difunto marido, son toda una lección de teatro. Resentida, anulada y ninguneada por los libros por fin puede vomitarle a Mario todo lo que durante años pensaba, sentía y callaba. Quien vaya a ver a Natalia Millán al teatro saldrá de él defraudado. No aparece por ninguna parte. Sobre el escenario solo encontraréis una mujer cuarentona, analfabeta, portadora de la soberbia de la clase bien de los años 60 en España, que se siente valiente solo cuando nadie más que ella puede escucharla.

El imponente trabajo realizado por esta experimentada actriz solo puede sostenerse por su dilatada trayectoria en el teatro. Cómo camina, cómo mueve las manos, cómo mira… y cómo se analiza introspectivamente con esa naturalidad y esa soltura que exhibe Millán, lo dan los años de experiencia y un talento que pocas personas tienen. Empieza siendo pequeña, casi tímida, y de a poco se va creciendo. Y a medida que va creciendo va cogiendo, uno a uno, a cada espectador del estómago, con dulzura pero con firmeza, y lo va metiendo en la trama, en su vida, en Mario. Media hora después de haber comenzado uno siente, incluso, un cierto pudor por estar entrometiéndose en un momento tan íntimo de una persona a la que apenas conoce.

Una lástima que esta labor hecha a conciencia, con una responsabilidad y un rigor fuera de lo común, se lo cargue, en los cinco minutos que aparece, Víctor Elías. La bestia interpretativa que demuestra ser Natalia Millán devora casi con crueldad al amago de actor que trata de ser el conocido Guille de los Serrano. Forzado, poco creíble y engolado, con una sola palabra destierra a los espectadores de ese lugar común que habían encontrado con Carmen. Su falta de habilidad, siquiera para moverse por el escenario, recuerda a los asistentes que están en el Teatro Reina Victoria, que no es real lo que ven, que era una pequeña farsa por la que habían pagado para evadirse de su propia vida. Lo que hubiera podido ser la más bella de las mentiras a la que asistir en los últimos meses, gracias a Elías, se queda simplemente en el bonito sueño de una noche de invierno cualquiera.

Published in: on 23/03/2011 at 6:23 am  Comments (2)  

Conoce a … Natalia Millán

Paola García

Natalia Millán es una de las actrices españolas más completas y versátiles del momento, así como una profesional acostumbrada a asumir nuevos retos.

La prueba más evidente de ello es que después de éxito interpretando el papel protagonista en Cabaret durante cuatro años (empeño muy difícil pues debía luchar contra el recuerdo de Liza Minelli) y, actualmente, interpretar también con enorme éxito a la protagonista del musical Chicago (donde el recuerdo era Catherine Zeta Jones), ha decidido cambiar de forma radical de registro e interpretar el papel de Carmen Sotillo en la obra Cinco horas con Mario de Miguel Delibes.

Fue después de ver la película musical de Bob Fosse All that Jazz cuando salió del cine con la certeza de haber descubierto su vocación. Posee una capacidad sobresaliente para el baile y para el canto, además Natalia Millán ha demostrado también en muchos casos sus enormes dotes en el teatro de texto, ya fuera con autores clásicos o modernos.

Comenzó en la Compañía Nacional de Teatro Clásico (1992-94), con Adolfo Marsillach al frente, y sus variadas interpretaciones, desde El cementerio de automóviles de Fernando Arrabal (2001) a El Mercader de Venecia (2008-09), entre otras muchas.

Natalia Millán ha intervenido también en cine y televisión,  donde ha obtenido especial popularidad por sus interpretacione en El Super (1996-99), Un paso adelante (2002-2003) y, hasta hace poquito como protagonista de El Internado en Antena 3.

Asume un nuevo reto y no tiene miedo a las comparaciones “Lola ha hecho este papel durante muchísimos años con maestría, talento y con muchísimos éxitos. Me acerco a esta interpretación con toda mi humildad y es un honor hacerlo después que ella e incluso es un honor someterme a las comparaciones”.

Natalia Millán está recibiendo muy buenas críticas por su trabajo en la obra.

Published in: on 22/03/2011 at 7:07 pm  Dejar un comentario  

5 Horas con Mario. Información general

Paola García

Inauguramos nuestro blog con Cinco Horas con Mario.

Cinco horas con Mario, ¿os suena el titulo verdad? Pues claro, porque estamos hablando de una de las representaciones escénicas más clásicas y valoradas de nuestro país. Su autor  Miguel Delibes, no escribía directamente para el teatro o el cine pero sus novelas han sido adaptadas con éxito.

Esta obra se estrenó en 1979 y siempre ha sido interpretada por Lola Herrera hasta el año 2005. Hoy,  Natalia Millán es la nueva  protagonista. Por eso nos llama la atención, porque nos encontramos con una nueva producción y montaje de la obra. Hay variaciones de decorado, iluminación y elementos básicos de puesta en escena. Su directora no cambia, Josefina Molina de nuevo asume esta función.

Veremos como ha quedado esta nueva adaptación y os contaremos más detalles. Aquí os dejamos información.

Sinopsis:

Marzo de 1966. Carmen Sotillo, a los 44 años,  pierde a su marido Mario de forma inesperada. Una vez que las visitas y la familia se han retirado, ella sola vela durante la última noche el cadáver de su marido e inicia con él un monólogo-diálogo en el que descubrimos sus personalidades y los conflictos de su matrimonio.

Con una forma entrecortada, detallista al mínimo, reiterativa y llena de tópicos, Carmen Sotillo dice cosas, manifiesta sentimientos y emite juicios, que hoy pueden parecer increíbles.  Pero ese lenguaje existía, esos juicios se emitían, esas “cosas” de Carmen estaban en la vida de todos los días.

Esta obra es un es un documento que revive esos años. Las preocupaciones económicas, religiosas, políticas, sexuales y morales entonces imperantes que Delibes, a través del lenguaje de su protagonista, dejó retratadas con nitidez, de forma que la vida española de entonces llega a palpitar viva en sus palabras.

Cinco horas con Mario nos habla de temas internos del ser humano:  la culpa, de la soledad, de la incomunicación, del sentido de la vida.

Venta de entradas:

Entradas.com

Teatro Reina Victoria

Dirección: Carrera de San Jerónimo

En cartel: del 23/03/2011 al 02/05/2011.

Dirección: JOSEFINA MOLINA

Intérpretes: NATALIA MILLÁN Y VÍCTOR ELÍAS

Autor: MIGUEL DELIBES

Duración: 90 min.

Published in: on 21/03/2011 at 8:40 am  Comments (2)  
A %d blogueros les gusta esto: