Función de Noche, de la realidad a la ficción.

AndreaCaña

“Encerrados entre cuatros paredes, aislados en un camerino, discuten Lola Herrera y el que por siete años fue su marido”. Dolores al fin ha impuesto la nulidad matrimonial tras catorce años se separación. El también actor Daniel Dicenta pide explicaciones a la vallesoletana. Así comienza “Función de Noche”, filme en el que la ficción teatral se convierte en realidad.

Se trata de “el único documental de la transición española que interpela al franquismo desde un punto de vista de género”. Focaliza su atención en la inferioridad y la sumisión en la que durante muchos años ha estado sumida la mujer. Es aquí precisamente donde entra en juego Carmen Sotillo, un personaje de ficción que representa a la perfección los valores que durante la época franquista el patriarcado le había impuesto  al género femenino.

La película de Josefina Molina muestra la crisis de personalidad que habría sufrido Dolores Herrera al comprobar el paralelismo existente entre su vida y la de Carmen Sotillo, protagonista de la obra de Delibes “Cinco horas con Mario” y a la que ella cada día daba vida en el escenario. La interpretación llevó a la actriz a cuestionarse muchos aspectos de su vida privada.

Recordaba Lola cómo, al principio, “odiaba a Carmen”: «Me parecía una mujer vulgar que nada tenía que ver conmigo. Sin embargo, poco a poco, en frases determinadas de mi monólogo, empecé a ver pasajes de mi vida. El paralelismo entre aspectos de la vida de Carmen y de la mía empezó a ser tan grande que entré en una crisis de identidad. Había descubierto todo lo que de mí había en Carmen y me encontré a través de ella».

Josefina Molina vio aquí la oportunidad que durante más de un año había estado buscando. Tenía su película. Productor y directora propusieron a Lola recrear en directo una conversación entre la actriz y su ex marido. Ambos aceptaron. Según confirmaba la actriz: «Era importante para mí sacar toda la mierda que llevaba dentro. Aquello no fue para mí un rodaje, ya que conseguí olvidarme de que había cámaras y micros, y fui yo la que hablé ante Daniel, hombre”.

Durante algún tiempo la película fue todo un éxito, hoy ha caído en el olvido. ¿Tienes un ratito? pues acércate al videoclub y alquila este magnífico filme. Prometemos, no os dejará indiferentes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: