Una pareja de reincidentes

Miguel Ángel Solá y Blanca Oteyza

AndreaCaña

Solá y Oteyza: una pareja entrañable, encantadora, afectuosa… y, sobre todo, arrolladora cuando se sube a un escenario. En Por el placer de volver a verla los actores consiguen sorprender al público, conmoverle y camelarle. No creáis que es pura coincidencia, que “el texto es bueno y… ellos tampoco son malos”, Blanca y Miguel llevan ya algunos años trabajando juntos. Han aprendido a compenetrarse, a actuar con naturalidad y a mover al espectador, tarea no tan ardua si tenemos en cuenta la evidente química que existe entre ellos. ¿Su mayor éxito? Hoy: El Diario de Adán y Eva, libre versión de la obra de Mark Twain a cargo del director Manuel González Gil.

Pasado y presente se funden en una acción que narra el profundo amor que Dalmacio sentía por su compañera de reparto Eloísa allá por los años cincuenta. Un amor imposible, que el paso de los años parecía haber curado. Un amor tan grande que tiempo después, en una entrevista que la hija de Eloísa hace al ya viejo Dalmacio, seguirá haciendo temblar su voz, erizar su piel y nublar sus ojos. Prototípica y cotidiana esta historia sorprende y entusiasma.

Desde que se estrenara en Argentina, la obra ha cosechado notables éxitos tanto en lo que se refiere a público como en lo que se refiere a crítica. “La apuesta por un teatro apoyado sobre la fuerza y la belleza de la palabra y la voz, por un texto inteligente y elegante, y una voluntad de hacer mirar al espectador con amable crudeza, envuelta en risas, a los misterios más abismales y cotidianos del hombre, tal vez sea la clave de este milagro”, decía Luis Javier Álvarez Garrido. Premios como el Max o el de la Unión de Actores avalan la calidad de la obra.

Solá y Oteyza emocionan al público con la sola fuerza de la palabra. Es por ello que su trabajo ha recibido el reconocimiento unánime de expertos y espectadores. Ya no podemos asistir a Hoy: El Diario de Adán y Eva, pero sí a Por el placer de volver a verla. Si quieres pasar un buen rato y disfrutar del auténtico teatro no puedes perderte el cóctel Solá- Oteyza.

Anuncios

Un hombre de suerte… accidentada

AndreaCaña

“Estábamos en la playa, a punto de irnos. Pero Miguel Ángel decidió entrar una vez más al mar, con la mala suerte de que cambió la marea. Yo estaba leyendo y Miguel Ángel bañándose cuando, de pronto, una enorme ola se lo tragó. Yo no me di cuenta hasta que la gente comenzó a gritar: ‘¡Un ahogado!, ¡un ahogado!, ¡llamen a la Cruz Roja!’. En ese instante, vi que cuatro chicos lo estaban sacando del agua. En un segundo, una ola de cinco metros lo había arrojado contra el fondo, dejándolo paralizado.” Recordaba Blanca Oteyza, mujer de Miguel Ángel Solá.

El 26 de septiembre del año 2006 el actor argentino sufrió un terrible accidente mientras disfrutaba de un fabuloso día de mar en Las Canteras, famosa playa de Las Palmas de Gran Canaria. Solá sufrió un desgarro de médula al ser aplastado por una gigantesca ola. En un primer momento gran parte de su cuerpo quedó paralizado. Todo apuntaba a que Miguel Ángel quedaría parapléjico.

Dos semanas después el actor comienza a recuperarse. La rehabilitación fue lenta y costosa, pero el argentino logró al fin recuperar su movilidad. Miguel Ángel logró salvar su vida gracias a la rápida reacción de varios jóvenes que, sin dudarlo, corrieron a salvarlo. El actor dedicaba las siguientes palabras a uno de sus salvadores: “Mi padre es menor que yo, como casi veinte años (raro, pero no; quiero decir, padre no sólo es quien te trae al mundo, sino quien te hace creer que debes quedarte en él) y despreció el peligro que le rodeaba para sacarme de la incertidumbre propia de un bebé que no sabe qué hacer cuando asoma.”

Este no es el único accidente que sufre el argentino. En enero de este mismo año un accidente doméstico le obligó a retrasar el estreno de “Por el placer de volver a verla”.  Estaba previsto comenzar el 18 de enero, aunque finalmente fue el 24 de marzo el día en que comenzaron su andadura.Como consecuencia del despropicio Solá tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Para consuelo y alegría de todos, el actor evolucionó favorablemente y consiguió subir al escenario.

Noticia completa elmundo.es  Incluye las cartas que Miguel Ángel Solá le mandó al chico que le salvó y a las enfermeras que le curaron.

A %d blogueros les gusta esto: